La llegada del invierno y la bajada de temperaturas suponen un claro desafío para nuestro coche y su buen funcionamiento. Shell ha elaborado una guía útil con recomendaciones que todos los conductores deben tener en cuenta sobre revisión y mantenimiento del automóvil ante esta nueva estación. Seguir estas pautas ayudará a evitar los problemas que puedan provocar las heladas, la nieve e incluso la lluvia.

  1. Motor - Es muy importante elegir el lubricante que se ajuste mejor a las necesidades del motor y cumpla con las especificaciones del fabricante. Un aceite sintético de baja viscosidad fluye con mayor rapidez y minimiza la fricción y el desgaste de las piezas en el arranque en frío. Para facilitar la decisión ante la gran variedad de productos disponibles en el mercado, Shell recomienda el uso de herramientas interactivas como Shell LubeMatch, que ofrece información sobre qué lubricante es el más adecuado, en qué cantidad además de datos técnicos acerca de sus propiedades. Es importante respetar los intervalos de cambio, y con el uso de lubricantes sintéticos como Shell Helix Ultra con tecnología Pure Plus, elaborado con gas natural en lugar de petróleo, supone alargar los tiempos de cambio, a la vez que se reduce el consumo de aceite.
  2. Neumáticos - Son uno de los elementos más importantes que debemos revisar ante la llegada del cambio de estación para evitar accidentes como el aquaplanning. Shell recomienda prestar especial atención al dibujo del neumático, que debe estar bien definido a lo largo de todo el ancho de banda. También pueden utilizarse neumáticos específicos para el invierno, que se caracterizan por tener el trazo más profundo y la goma con un compuesto más blando y de mayor agarre con temperaturas frías.
    Las cadenas también son otro elemento que debemos tener en cuenta sobre todo, para la conducción por nieve. Las hay de varios tipos, desde metálicas hasta los denominados spike spider, que se acoplan sobre la rueda de forma rápida y llevan una serie de radios que se adhieren perfectamente a la goma del neumático. Lo más importante es que vayan colocadas sobre las ruedas que “mueven el coche”, ya sean de tracción delantera, trasera o en las cuatro ruedas.
    Actualmente, Shell ocupa el tercer puesto en el mercado español de venta general de lubricantes, donde por otra parte es especialmente fuerte su presencia en el sector de la automoción, donde año a año se ha ido consolidando como una de las marcas de referencias, ya no sólo para los fabricantes, sino para los clientes finales.
  3. Frenos - Para Shell inspeccionar las distintas partes –discos, pastillas, pinzas o tambores, si los lleva- para su óptimo funcionamiento es otro de los punto a tener en cuenta para asegurar nuestro vehículo ante la nieve, el hielo o la lluvia, ya que estos materiales funcionan en gran medida por fricción, y las inclemencias propias del invierno les afecta de forma directa. En esta senda, Shell recomienda prestar especial atención si al activar el pedal de freno se detecta algún sonido. Que los frenos suenen puede deberse a pastillas en mal estado, unos discos deteriorados o a que haya que realizar una revisión en el circuito del líquido de frenos.
    Para Shell lo más importante es dejar este tipo de operaciones en manos de un especialista, ya que el líquido de frenos es una sustancia altamente corrosiva y la manipulación del sistema de frenos suele requerir un purgado para sacar la burbuja de aire que se haya podido almacenar al rellenar el circuito, y que puede provocar fallos en la frenada.
  4. Líquido anticongelante - Su principal función es mantener la temperatura óptima del motor –unos 90º aproximadamente- durante su funcionamiento, bien para que el agua usada para refrigeración no se evapore o no se congele. Shell aconseja asegurar que el depósito cuente con los niveles establecidos por las marcas guía que incorpora, y que no esté muy sucio, en cuyo caso tendrás que acudir a un profesional para que pueda cambiarlo ya que debe hacerse con el motor en marcha.
  5. Las lunas - Durante la estación estival las lunas del vehículo soportan elevadas temperaturas e incluso a veces pasan bastante tiempo desactivadas, por lo que podemos encontrar los limpiaparabrisas pegados al cristal. Por ello es importante cambiarlos –tanto los delanteros como los traseros- si se han deteriorado o han bajado su rendimiento.
    Tal y como apunta Pedro del Amo Alonso, Lubricants Technical Advisor de Shell España, “además de tener en cuenta estos elementos es fundamental tener la máxima precaución en la conducción bajo una climatología adversa. El invierno es una de las estaciones que más afecta al funcionamiento del vehículo y es importante estar preparados para poder disfrutar de ella minimizando los riesgos”.

Para más información:

Burson-Marsteller

Pablo Zamorano
pablo.zamorano@bm.com
91 384 67 00

Ana Martínez Imaz
ana.imaz@bm.com
91 384 67 06
Shell Lubricantes

María José González
mariajose.gonzalez@shell.com
91 537 03 16 / 600 910 316

Para más información

El término “Shell Lubricants” colectivamente se refiere a las compañías del Grupo Shell dedicadas al negocio de lubricantes. Shell vende una amplia variedad de lubricantes para satisfacer las necesidades de los clientes en una gran variedad de aplicaciones. Estos incluyen el automovilismo de consumo, transporte pesado, minería, generación de energía y la ingeniería general.

El portfolio de marcas de lubricantes de Shell incluye Pennzoil, Quaker State, Shell Helix, Shell Rotella, Shell Tellus y Shell Rimula. Estamos presente en la cadena completa de suministro de lubricantes. Fabricamos aceites base en ocho plantas, los mezclamos con aditivos para lubricantes en más de 50 plantas, distribuimos, comercializamos y vendemos lubricantes en más de 100 países.

También ofrecemos soporte técnico y empresarial a los clientes. Ofrecemos servicios relacionados con el lubricante, además de nuestra gama de productos. Estos incluyen, la Herramienta de “Shell LubeMatch” que es el producto online líder para recomendaciones, “Shell LubeAdvisor” que ayuda a los clientes a seleccionar el lubricante correcto a través de personal técnico altamente capacitado, así como con herramientas online y “Shell LubeAnalyst”, un sistema de alerta temprana que permite a los clientes controlar el estado de sus equipos y lubricantes, ayudando a ahorrar dinero en el mantenimiento y evitando una posible pérdida de negocio a través de un fallo del equipo.

La tecnología mundial de Shell trabaja para ofrecer valor a nuestros clientes. La innovación, la aplicación del producto y la colaboración técnica están en el corazón de los lubricantes Shell. Tenemos centros de investigación de lubricantes en China, Alemania, Japón (en una empresa conjunta con Showa Shell), y en los EE.UU. Invertimos en tecnología y trabajamos estrechamente con nuestros clientes para desarrollar lubricantes innovadores. Tenemos un portfolio de patentes con más de 150 series de patente para lubricantes, aceites base y grasas; más de 200 científicos e ingenieros de lubricantes dedicados a la investigación y desarrollo de lubricantes.

Los beneficios para el cliente incluyen menores costes de mantenimiento, mayor vida útil de los equipos y la reducción del consumo de energía. Una de las maneras en que impulsamos los límites de la tecnología de lubricantes es trabajando de cerca con los mejores equipos de competición, como Escudería Ferrari y BMW Motorsport. Estas asociaciones técnicas nos permiten ampliar nuestro conocimiento de la ciencia de lubricación y la transferencia de tecnología de vanguardia de la pista de carreras a nuestros productos comerciales.

Más sobre Noticias

Contactos de Prensa

Aquí encontrarás la forma de ponerte en contacto con los equipos de Prensa y Relaciones Externas de Shell España.

Sala de Prensa

Aquí encontrarás nuestras noticias más recientes, así como comunicados de prensa y material multimedia.

También te puede interesar

¿Quiénes somos?

Descubra nuestra empresa y nuestros empleados, y vea cómo hemos crecido a partir de una pequeña empresa fundada en Londres hace casi 200 años.

Sostenibilidad

En Shell la sostenibilidad consiste en suministrar energía de una manera responsable para satisfacer las crecientes necesidades de la población mundial.