El AutoGas o GLP (Gas Licuado del Petróleo) está considerado por la Unión Europea como combustible alternativo. Esta mezcla, compuesta principalmente de propano y butano, se ha convertido en el combustible ecológico más empleado en el mundo con 25 millones de vehículos, de los que cerca de 55.000 se localizan en España.

La principal ventaja es su bajo coste, ya que cuesta la mitad que la gasolina o el gasoil. A esto se suma los beneficios que tiene para el medio ambiente, emitiendo un 15% menos de CO2, un 96% menos de óxido de nitrógeno y un 99% menos de partículas respecto a la gasolina, consiguiendo quedar fuera de las restricciones medioambientales impuestas por diferentes ayuntamientos en el uso de los carburantes tradicionales.

Ilustración de un surtidor Disa Autogas junto a iconos ecologicos

Por otro lado, su utilización alarga la vida del motor, al tratarse de un compuesto con una combustión más limpia y óptima al contar con menos carbonilla.

Estos vehículos pueden adquirirse preparados de fábrica o transformando los existentes. La adaptación es muy sencilla y el vehículo mantiene cualquier compatibilidad con los combustibles tradicionales.

Logo DISA AutoGas con iconos de eficiciencia y ecologicos

Los vehículos de AutoGas cuentan con doble depósito por lo que su autonomía duplica la de cualquier otro vehículo del mercado. Hasta hace poco, la tecnología sólo permitía combinar AutoGas con gasolina, pero ya se ha extendido al diésel, convirtiéndose en una opción atractiva para el vehículo profesional.

Dentro del plan de expansión, DISA inicia la comercialización de este carburante limpio en Península, cumpliendo su compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.