Cuidados personales

Un tarro de crema facial blanca rodeado de flores sobre una mesa

En el mercado mundial de los cosméticos y la higiene personal, los consumidores se han convertido en compradores mucho más sofisticados y esperan productos de mayor calidad. Para poder tener éxito, los productores de cosméticos deben ser capaces de estar a la altura de estas expectativas y diferenciarse claramente de sus competidores.

Además, los consumidores tienden a mostrar una preferencia por los productos más puros y los que están basados o inspirados en la naturaleza. Los aceites blancos son ingredientes habituales en la mayoría de los tipos de productos de cuidado personal y en muchas formulaciones cosméticas, desde la vaselina hasta productos para el cuidado del cabello y la piel.

La última generación de aceites blancos medicinales de Shell, Shell Ondina X, ya no se basa en aceites minerales convencionales derivados del petróleo, sino en la tecnología GTL. Los aceites Shell Ondina X pueden ayudar a proporcionar una ventaja competitiva.

Más información sobre Shell Ondina X en formulaciones cosméticas y de cuidado personal

Industria de polímeros

Interior de un Chevrolet SSR, donde se ve el salpicadero, el navegador y el volante

Shell entiende su negocio y los retos a los que se enfrenta. Sus productos deben ajustarse a las necesidades de sus clientes en una gran variedad de industrias, incluida la automovilística, la de bienes de consumo, así como los sectores industrial y médico. Sus requisitos son cada vez más sofisticados, al mismo tiempo que la legislación resulta cada vez más estricta.

Los aceites de proceso desempeñan un papel crítico en la formulación de compuestos de polímero y mezclas de caucho. Por lo general, representan entre un 20% y un 50% de un compuesto polímero, como el TPE, y hasta 100 partes por cien en mezclas de caucho, como el EPDM. El aceite de proceso funciona como aceite diluyente y es extremadamente importante que tenga un buen rendimiento y compatibilidad con el polímero ya que esto influye en la suavidad y elasticidad del caucho y la estabilidad de su color.

Los aceites Shell Risella X pueden ayudar a proporcionar ventaja competitiva, ya que ofrecen un rendimiento excelente y  pureza extra.

Más información acerca de los aceites de proceso de Shell en la industria de los polímeros

Más información sobre nuestras historias de éxito

Antiespumante

Tres pipetas goteando líquido en unos tubos de ensayo

En Shell, entendemos el papel crucial que desempeñan los aceites de proceso en su producto y en sus operaciones. Sabemos que necesita formulaciones antiespumantes que le ofrezcan a sus clientes un excelente rendimiento a la hora de reducir la formación de espuma, liberar rápidamente el aire atrapado y que tenga una baja volatilidad para minimizar la posible emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV).

En las formulaciones antiespumantes a base de aceite, el aceite puede suponer hasta un 90% de la formulación. Funciona como un fluido portador, con el fin tanto de extenderse sobre la superficie del sistema acuoso para neutralizar las moléculas tensioactivas como de transportar los ingredientes hidrofóbicos del antiespumante a las capas dobles de las moléculas surfactantes que estabilizan las burbujas de espuma con el fin de destruirlas.

Shell Risella X puede ayudar a proporcionar ventaja competitiva, ya que ofrece un rendimiento excelente y pureza extra.

Más información sobre los lubricantes Shell Risella X en formulaciones antiespumantes a base de aceite

Más información sobre nuestras historias de éxito

Textil

Varios conos de hilos de algodón de diferentes colores

Las formulaciones de sustancias auxiliares para textiles son críticas en los procesos de fabricación de hilos, telas no tejidas y cualquier otro producto valioso hecho de fibras. Evitan el desgaste y la rotura de las fibras, impiden la carga electrostática de las fibras y reducen la formación de polvo en las fibras y los puntos de rodillo. Estas formulaciones se pueden aplicar bien como una emulsión con agua como acabado de hilado o bien de forma pura como aceite contra la conicidad.

En Shell trabajamos en estrecha colaboración con los principales fabricantes de sustancias auxiliares para textiles del mundo y entendemos sus desafíos. Sabemos que para tener éxito en el competitivo mercado global es esencial maximizar la productividad y la eficiencia de los procesos, al mismo tiempo que se minimizan las emisiones y se evitan los efectos de envejecimiento y decoloración de las fibras. La gama Shell Risella X es la última generación de aceites de proceso basados ​​en tecnología de licuefacción de gas (GTL) . Han sido desarrollados para proporcionar ventaja competitiva, ya que ofrecen un rendimiento excelente y una pureza extra.

Más información sobre los aceites Shell Risella X en formulaciones de sustancias auxiliares para textiles  

Más información sobre nuestras historias de éxito

Relleno de cables

Los dos extremos del conector de empalme de un cable óptico sobre algún otro cable amarillo

Los aceites de proceso de Kraton y Shell han combinado su experiencia y han trabajado juntos para desarrollar una nueva generación de geles para cables ópticos que ofrecen a los fabricantes de gel y de cable una mayor eficiencia en los procesos y una mayor calidad de los productos.

Los fabricantes de cables ópticos utilizan un gel basado en aceite para inundar los tubos rígidos que contienen fibras ópticas. Estos tubos se embalan juntos, se inundan con gel de nuevo y se encierran en una camisa exterior para formar el cable óptico. El gel tiene que mostrar un comportamiento tixotrópico: para fluir fácilmente a su sitio estando sometido a cizallamiento, pero hacerse viscoso una vez se encuentra en su lugar para proteger las fibras. También debe estar libre de impurezas que podrían afectar negativamente al rendimiento del cable óptico y asegurar un rendimiento continuo manteniéndose estable y evitando la purga de aceite.

“La combinación de nuestros polímeros y los aceites Shell Risella X ofrece una increíble mejora en la eficiencia de los procesos y en la calidad de los productos, y podría proporcionar tanto a los fabricantes de cables como a los de gel una nueva ventaja competitiva”, afirma Sandrine Duc, directora de Desarrollo de ventas de Performance Products, Kraton Performance Polymers Inc.

Más información sobre nuestras historias de éxito

Neumático

Un primer plano de las bandas de rodadura de un neumático de coche

Después de haber trabajado estrechamente con los principales fabricantes del mundo de caucho y de neumáticos durante muchos años, Shell entiende los retos a los que se enfrentan. Mantener su competitividad en el mercado global requiere mejoras constantes en el rendimiento de los productos, y luego está la siempre presente necesidad de adaptarse a la nueva legislación.

El Shell Flavex 595 es un aceite de proceso no etiquetado que se usa como aceite diluyente en la fabricación de neumáticos. Está hecho utilizando tecnología de extracto aromático residual (RAE) para producir neumáticos de verano, para todas las estaciones y de alto rendimiento. Ofrece una alternativa a los productos tradicionales de extracto aromático destilado (DAE) y cumple totalmente con la directiva europea 2005/69/CE, reglamento REACH 1907/2006, anexo XVII (artículo 50).

Presenta nuevas y emocionantes oportunidades, proporcionando una ventaja competitiva para los productores de neumáticos y de caucho de estireno butadieno. También podría proporcionar una ventaja real para sus productos.

Los aceites de proceso de Shell pueden ayudar a los fabricantes de neumáticos a mejorar el rendimiento de sus productos y a cumplir con la legislación en materia medioambiental.

Varios fabricantes de la industria del caucho han conseguido un valor añadido a través del uso de Shell Flavex 595, ya que presenta varias ventajas en aplicaciones que requieren de una alta polaridad.

Más información acerca de los aceites de proceso de Shell en la industria de fabricación de neumáticos

Otros

Científicos de Shell con gafas protectoras mientras vierten líquido de una pipeta a una probeta

Los aceites de proceso se utilizan en una gran variedad de productos finales en las industrias química y de fabricación.

Shell, con más de 25 años de experiencia, es consciente del papel crucial que los aceites de proceso desempeñan en sus productos y su operativa. También entendemos que la calidad de estos aceites es esencial, por lo que usar uno que tenga una calidad muy uniforme puede influir considerablemente en el éxito de su negocio.

Los clientes de varias industrias han logrado aprovechar el valor añadido que ofrece el uso de aceites de proceso Shell. Entre ellos hay fabricantes de aceites de pulverización fitosanitarios, antiespumantes, explosivos, fertilizantes, adhesivos termofusibles, gel para el relleno de cable óptico, vaselina, sustancias auxiliares para textiles y cueros, elastómeros termoplásticos.

Si usted está interesado en obtener valiosas ventajas, consúltenos sobre los beneficios que los aceites de proceso Shell podrían tener para su negocio: nuestros experimentados expertos en aceites de proceso trabajarán con usted para analizar sus necesidades y para proponerle soluciones.

¿Cuál es el resultado? Tecnología que proporciona valor a sus operaciones.

Más en clientes empresariales

Aceites de proceso

Shell es uno de los principales fabricantes de aceites de proceso, sector en el que acumula más de 25 años de experiencia. Reconocemos el papel crucial que desempeñan los aceites de proceso en sus productos y su operativa.