Jump menu

Main content |  back to top

Con independencia de que un motor se utilice en un entorno caluroso, frío, inclinado, polvoriento, fangoso o durante periodos prolongados, debe saber que el aceite lo protegerá en todos los casos.  

La protección activa de los aceites Shell Rimula para motores diésel de uso intenso actúa sin descanso en tres áreas críticas:

  1. Control de los ácidos: el uso de aditivos probados ayuda a prevenir la corrosión de los ácidos formados en la combustión.
  2. Control de los depósitos: contribuye a mantener limpio el motor para obtener un rendimiento homogéneo y una larga vida útil.
  3. Control del desgaste: mantiene las superficies móviles metálicas del motor separadas para lograr una vida más larga del motor.

Shell Rimula R6 LME

Shell Rimula R6 LME posee moléculas especiales que resisten la compresión y reducen el desgaste.

Los puntos críticos aparecen cuando falla la lubricación. Un novedoso potenciador contra el desgaste mejora la capacidad de protección del aceite. Shell Rimula R6 LME posee moléculas especiales que resisten la compresión para evitar el contacto entre las partes móviles y reducir el desgaste.

Shell Rimula R6 LME utiliza una exclusiva tecnología que se adapta químicamente y físicamente para satisfacer las cambiantes necesidades del motor. Puede contribuir a la eficiencia de las actividades de transporte mediante:

  1. Un mejor control de las emisiones.
  2. Intervalos de cambio de aceite más largos y menor consumo de aceite.
    Menor consumo de combustible.


Capacidad de protección

Además de ofrecer una lubricación fiable, Shell Rimula R6 LME utiliza una estrategia triple para proporcionar protección:

  • Tecnología de aceites bases sintéticos.
  • Tecnología exclusiva en los aditivos.
  • Exclusivo sistema potenciador antidesgaste.


La combinación de estos tres factores ofrece prestaciones sobresalientes, intervalos largos de cambio de aceite y capacidad de ahorro de combustible sin sacrificar la durabilidad. Shell Rimula R6 LME aporta una protección contra el desgaste y la formación de los depósitos aún mayor que los aceites de generaciones anteriores (p. ej. ACEA E4/MB 228.5), mientras que la formulación con bajo contenido en SAPS protege el catalizador y los filtros del sistema de escape de los vehículos más modernos.

Su protección y nuestra experiencia

Con el potenciador antidesgaste especial que han desarrollado nuestros tecnólogos, se consigue una protección adicional frente al desgaste en partes del motor sometidas a mucho esfuerzo.

Shell Rimula R6 LME ofrece protección frente a ácidos/corrosión, suciedad/depósitos y desgaste.

Shell Rimula R6 LME ofrece protección frente a ácidos/corrosión, suciedad/depósitos y desgaste.

Bajas emisiones

Proteger el rendimiento de los sistemas de control de las emisiones de escape no solo es importante para asegurar que los vehículos cumplen la normativa legal, sino que también contribuye a un funcionamiento eficiente.

Por ejemplo, si los filtros de partículas diésel (DPF) se obstruyen, puede aumentar el consumo de combustible.

Shell Rimula R6 LME está formulado con niveles menores de cenizas y azufre para ayudar a mantener la eficiencia de los vehículos de última tecnología y los del futuro.

Superando los requisitos de limitación de contenido de azufre y fósforo de Mercedes-Benz, MAN y otros fabricantes de equipos originales, Shell Rimula R6 LME ha demostrado su acción protectora durante las pruebas a las que ha sido sometido.

 

Ahorro en combustible

Shell Rimula R6 LME puede tener un efecto positivo en el consumo de combustible de sus vehículos y en los costes de su actividad.

Diseñado en estrecha colaboración con importantes fabricantes de motores y vehículos, este aceite no solo reduce el consumo de combustible, sino que también cumple las exigencias de durabilidad y rendimiento de los equipos más modernos con bajas emisiones.

Ahorro de combustible validado por otras fuentes

No solo lo decimos nosotros.

En ensayos realizados con una flota de camiones de una importante cadena de supermercados del Reino Unido, el cliente confirmó que Shell Rimula R6 LME había producido hasta un 2,0% de ahorro en combustible durante un intervalo de cambio de aceite de 100.000 km con respecto a un aceite 10W-40 típico*.

*Hay disponibles copias completas del informe bajo la solicitud.

Ahorro en mantenimiento

Shell Rimula R6 LME, que ha sido desarrollado en colaboración con importantes fabricantes de motores, consigue una limpieza excepcional de los pistones en los motores más modernos.

En la prueba de motores MB OM501, Shell Rimula R6 LME superó en un 25% la limpieza de los pistones del aceite de referencia, por lo que se ha hecho merecedor de la aprobación de Mercedes-Benz, entre otros fabricantes, para su uso con intervalos largos de cambio de aceite.

En las pruebas llevadas a cabo, Shell Rimula R6 LME ha demostrado que contribuye a alargar la vida del motor y a protegerlo durante todo el intervalo de cambio de

aceite.

Shell Rimula R6 LME reduce considerablemente el contenido de SAPS para una mayor compatibilidad con

Shell Rimula R6 LME reduce considerablemente el contenido de SAPS para una mayor compatibilidad con catalizadores y filtros con respecto a los límites de OEM y a la competencia.

¿Debería utilizar usted Shell Rimula R6 LME?

Shell Rimula R6 LME es idóneo para muchos vehículos de servicio pesado en carretera. Resulta especialmente adecuado para flotas mixtas con los motores de los tipos Euro 2, 3, 4 y 5 y para muy diversos camiones y vehículos de transporte público de bajas emisiones de Mercedes-Benz, MAN, DAF y otros fabricantes. Shell Rimula R6 LME supera los requisitos de rendimiento de las especificaciones del sector, como ACEA E6 y E7, y es ideal para vehículos equipados con filtros de partículas diésel (DPF).


Especificaciones y aprobaciones
Grado de viscosidad
SAE: 5W-30.
ACEA: E6, E7; Cummins: CES 20077; MAN: M3477; Aprobación MB: 228.51.


Cómo utilizar los aceites R6 LME de forma segura
Siempre que los aceites

 Shell Rimula R6 LME se utilicen correctamente en las aplicaciones recomendadas, es improbable que presenten riesgos significativos para la salud o la seguridad. No obstante, debe evitar el contacto con la piel y utilizar guantes impermeables para manipular el aceite usado. En caso de que el aceite entre en contacto con la piel, lávese inmediatamente con agua y jabón. Para deshacerse del aceite usado, llévelo a un punto de recogida autorizado. No lo vierta en la tierra, en desagües ni en el agua.