Jump menu

Main content |  back to top

Cómo funciona la protección energizada del aceite Shell Rimula

Shell Rimula proporciona protección en áreas críticas, allí donde las amenazas son mayores para los motores:

  1. Control de los ácidos: el uso de aditivos probados ayuda a proteger frente a la corrosión de los ácidos formados en la combustión.
  2. Control de los depósitos: contribuye a mantener limpio el motor para obtener un rendimiento homogéneo y una larga vida útil.
  3. Control del desgaste: mantiene separadas las superficies metálicas móviles del motor para extender su duración.


1. Control de los ácidos

Los ácidos que se forman cuando se quema el gasóleo pueden terminar en el aceite, donde corroen partes del motor, como los rodamientos que se muestran aquí. Los aceites Shell Rimula contienen potentes neutralizadores que protegen el motor de estos ataques.

El ataque de los ácidos sobre los rodamientos provoca fallos en el motor. El aceite neutraliza los á

El ataque de los ácidos sobre los rodamientos provoca fallos en el motor. El aceite neutraliza los ácidos de los gases de escape que pasan por los pistones y los segmentos.

2. Control de los depósitos

La acumulación excesiva de depósitos en los pistones puede derivar en el pegado y abrasión de los segmentos, así como en el desgaste de las camisas de cilindro. Esto acorta la vida útil del motor y aumenta el consumo de aceite. Los aceites con protección energizada Shell Rimula contienen moléculas activas que bloquean o arrastran las partículas que pueden provocar depósitos.

Evitar el contacto entre superficies metálicas móviles es una función fundamental del aceite.

Evitar el contacto entre superficies metálicas móviles es una función fundamental del aceite. No hacerlo podría provocar la aparición de «puntos críticos» y desgaste.

3. Control del desgaste

Los aceites Shell Rimula contienen moléculas que se transforman en películas protectoras para mantener separadas las superficies metálicas y así prevenir el desgaste.

Evitar el contacto entre superficies metálicas móviles es una función fundamental del aceite.

Evitar el contacto entre superficies metálicas móviles es una función fundamental del aceite.

Mayor protección contra el desgaste

Diferencia en protección contra el desgaste del motor que se aprecia al comparar aceite Shell 10W-40

Diferencia en protección contra el desgaste del motor que se aprecia al comparar aceite Shell 10W-40 con Shell 15W-40.

Invertir en aceites de alta calidad reduce al mínimo el desgaste y ayuda a ahorrar en costes de mantenimiento.
 


La protección frente el desgaste es un aspecto especialmente crítico en los puntos de contacto con alta presión, como el tren de válvulas del motor o la caja de cambios. Los aceites de poca calidad pueden ser un falso ahorro. Probablemente no eviten el contacto entre los componentes, causando así puntos críticos, desgaste excesivo y altos costes de mantenimiento.

Con Shell Rimula R3 X 15W-40, por ejemplo, se puede producir hasta un 35% menos de desgaste del motor (con respecto a aceites API CG-4, según pruebas de uso intenso por carretera).

Los aceites de tecnología sintética como Shell Rimula R5 E mejoran la fluidez en comparación con los aceites estándar SAE 15W-40, permitiéndoles alcanzar los rodamientos críticos hasta un 25% más rápido en condiciones de congelación moderada y aportando una protección adicional a temperaturas a las que los lubricantes convencionales no fluyen.

Mejor control de las emisiones

Shell Rimula R4 L tiene un menor contenido en SAPS para reducir el impacto en el sistema de escape.

Shell Rimula R4 L tiene un menor contenido en SAPS para reducir el impacto en el sistema de escape.

Usar un aceite de bajas emisiones es mejor para el medio ambiente y además mejora el consumo de combustible.

Proteger el rendimiento de los sistemas de control de las emisiones de escape no solo es importante para asegurar que los vehículos cumplan la normativa legal, sino que también contribuye a un funcionamiento más eficiente.  El uso de un aceite con tecnología de bajo contenido en SAPS (cenizas sulfatadas, fosforo y azufre) es mejor para el medio ambiente y además reduce el consumo de combustible.   Por ejemplo, si los filtros de partículas diésel (DPF) se obstruyen, puede aumentar el consumo de combustible.

Shell Rimula R6 LME reduce considerablemente el contenido de SAPS para una mayor compatibilidad con

Shell Rimula R6 LME reduce considerablemente el contenido de SAPS para una mayor compatibilidad con catalizadores y filtros con respecto a los límites de OEM y a la competencia.

En los aceites Shell Rimula para motores diésel de servicio pesado, la letra «L» en el nombre de producto (por ejemplo, Shell Rimula R4 L y Shell Rimula R6 LME) hace referencia a «Low emissions», que significa bajas emisiones en inglés. Estos aceites con bajo contenido en SAPS están formulados con niveles reducidos de cenizas, azufre y fósforo para ayudar a mantener la eficiencia de los vehículos de última tecnología y de los del futuro.