Jump menu

Main content |  back to top

Gas natural

Estamos encontrando maneras de abrir paso a nuevos recursos de gas natural, el combustible fósil más limpio.
Hay altos volúmenes de gas natural atrapados en los poros de las rocas, de manera tan compacta como de hasta 100 veces menos que el espesor de un pelo humano.

La tecnología avanzada nos está ayudando a liberar el gas responsablemente y a elevar la seguridad energética.
Hemos dedicado más de 35 años al desarrollo tecnológico para convertir el gas en productos líquidos utilizados como combustible para calefacción, transporte y lubricantes.

En Qatar construimos, y ahora dirijimos Pearl GTL, la planta más grande del mundo para convertir gas natural en productos líquidos.

La instalación Prelude de GNL convertirá el gas a líquido, mar adentro de la costa de Australia

La instalación Prelude de GNL convertirá el gas a líquido, mar adentro de la costa de Australia

Muchos campos de gas natural están lejos de los clientes.Enfriar el gas hasta hacerlo líquido a -162 °C (-260 °F) nos permite contraer su volumen para enviarlo más fácilmente a los clientes. Shell marcha hacia delante para construir la primera instalación gigante flotante del mundo, con el fin de convertir gas en líquido en el mar, Prelude FLNG.

Aguas profundas

En el océano, a cientos de metros de profundidad, la presión extrema y las temperaturas bajo cero someten a la producción de gas y petróleo a una tarea muy dura. Hemos forzado los límites de lo que es técnicamente posible y alcanzable de manera segura para liberar estos recursos.

Foto de Duncan Cursiter, Shell Marine Contracts Holder, Reino Unido

Foto de Duncan Cursiter, Shell Marine Contracts Holder, Reino Unido

Energía eólica

Formamos parte de ocho proyectos eólicos en América del Norte y dos en Europa.  El único proyecto eólico mar adentro de Shell, Egmond aan Zee, tiene 36 turbinas. Aprovechamos nuestra experiencia con las plataformas de petróleo y gas para diseñarlas de manera que soporten las condiciones del Mar del Norte.

Liberar energía con nuestras avanzadas tecnologías

Recuperación de petróleo mejorada:

Cuando un yacimiento petrolífero llega al fin de su vida productiva normal, hasta dos tercios de petróleo quedan en la tierra.

La producción, por medios convencionales, de este petróleo que sigue en la tierra, es muy costosa. Pero las técnicas  de recuperación mejoradas pueden traer más petróleo a la superficie a precios económicos.

Estas técnicas utilizan calor, gas disolvente u otros agentes químicos para alterar las propiedades de flujo del petróleo, lo cual facilita su producción.

Tal estímulo a la producció podría liberar otros 300 mil millones de barriles de petróleo, de acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía.

Ver por debajo de la superficie:

Utilizamos tecnología sísmica avanzada para hacer un cuadro de las reservas subterráneas de petróleo y gas.

Las pruebas sísmicas consisten en crear pequeñas explosiones o vibraciones en la superficie para generar olas sísmicas - fundamentalmente ondas de sonido - que resuenen en las capas rocosas subterráneas.

Los ordenadores transforman las grabaciones de estos ecos en imágenes tridimensionales de alta resolución de los yacimientos.

Perforación:

Las nuevas tecnologías han aumentado la longitud de estos pozos más de 10 kilómetros (más de 6 millas) - de los cuales no todos van en descenso.

Ahora podemos perforar pozos que serpentean horizontalmente a través de la tierra, desde una cavidad de petróleo a otra.

Smart Fields®:

También estamos optimizando nuestra producción de petróleo con tecnología de la información, llamados Smart Fields®.

Esta tecnología integra la información digital de sensores en los pozos y en equipos en la superficie, con válvulas que funcionan por control remoto y varias aplicaciones de los ordenadores.

Herramientas de página