Hace años el mismo aceite servía para motos y para coches. Pero, desde entonces, los motores de coche y los de moto han perseguido objetivos de diseño diferentes. Esto implica que, actualmente, gracias a unos motores que llegan casi a 15.000 r.p.m., algunas motos japonesas de carretera de 600 c.c. producen actualmente el doble de caballos por litro de cilindrada que los coches deportivos.

Un deportivo de 1,4 litros y 105 CV con un colector de 3,2 litros tiene un factor de estrés del aceite de motor de 23 aproximadamente. En cambio, una moto deportiva de 0,6 litros y 123 CV con un colector de 2,7 litros lo tiene de alrededor de 76, casi tres veces más que el del coche.

La mayoría de los motores de moto de cuatro tiempos contienen menos aceite que los de coche, y ese aceite no solo tiene que actuar en el motor sino también debe resistir las grandes tensiones de la caja de cambios y permitir un funcionamiento suave del embrague. Los aceites para moto tienen que trabajar mucho más que los de un coche, y por eso precisamente hemos desarrollado la gama Shell Advance. Son aceites específicos para moto con excelentes características de rendimiento que se obtienen mezclando con esmero aceites base de calidad y aplicando la experiencia en formulación de Shell.

Al seleccionar un aceite Shell Advance, tendrá la certeza de beneficiarse de la máxima protección de Shell y de ayudar a su moto a resistir esos altos niveles de estrés. Cuando dé gas, podrá relajarse sabiendo que obtendrá lo máximo de su moto durante más tiempo.

Utilice Shell LubeMatch para averiguar qué aceite le ayudará a limpiar y proteger mejor su motor

Contenido destacado