Jump menu

Main content |  back to top

La palabra ‘Shell’ apareció por primera vez en 1891, como la marca comercial para el querosene que Marcus Samuel and Company estaba enviando hacia el Lejano Oriente. Este pequeño negocio londinense originariamente comerciaba con antigüedades y conchas marinas orientales.

En 1897 Samuel fundó The Shell Transport and Trading Company. Su primer logotipo fue una concha de mejillón (en 1901). En 1904 la concha de vieira, o Pecten, le otorgó un elemento visual al nombre de la empresa y de la marca.

¿Por qué el Pecten?

La evolución del logo desde 1900 a 1948

El nombre de la empresa era "Shell" (concha) y cada uno de los barcos petroleros de Samuel que transportaban querosene al Lejano Oriente recibía el nombre de una concha marina distinta.

Es probable que la vieira se haya extraído del escudo de armas de la familia de una empresa asociada, la del Sr. Graham, que importaba el querosene de Samuel a la India y se transformó en director de The Shell Transport and Trading Company.

Luego de una peregrinación a Santiago de Compostela en España, la familia Graham adoptó la "Concha de Santiago". La forma del emblema de Shell ha cambiado gradualmente a través de los años de acuerdo a las tendencias del diseño gráfico. El emblema actual fue creado por el diseñador Raymond Loewy y presentado en 1971.

¿Por qué rojo y amarillo?

La evolución del logo desde 1955 a 1999

En 1915 la Compañía Shell de California construyó las primeras gasolineras, las cuales debían destacarse entre las de la competencia. Usaron colores brillantes que no ofendieran a los californianos: dadas las fuertes conexiones con España, se eligieron el rojo y el amarillo.


Los colores actuales han sido modificados a través de los años, especialmente en 1995, año de presentación de un rojo Shell y un amarillo Shell brillantes y muy atractivos para el consumidor para lanzar nuestra nueva identidad visual para la venta minorista. La Vieira sigue siendo uno de los símbolos comerciales más importantes del siglo XXI.

Herramientas de página